Mariano Pietrini

Mariano Pietrini www.marianopietrini.com nace en Barcellona P.G. el 12 de marzo de 1945, se diploma en el 1964 y sucesivamente se licencia en Economía y Comercio en 1970 en la Universidad de Messina.

Ha sido profesor de matemáticas aplicadas en institutos técnicos de la provincia de Messina, mientras que paralelamente ha realizado la profesión de comerciante. Creció en uno de los barrios más antiguos de Barcellona recorriendo durante toda su infancia y su juventud las calles y callejuelas en contacto con una infinidad de bodegas artesanales, durante años ha formado parte de los equipos de fútbol de la misma ciudad. Su vida ha sido una continua carrera jugando y estudiando.

Su familia ha desarrollado de generación en generación la actividad de comerciantes de cítricos. Casado en 1973, tiene una familia maravillosa compuesta de tres hijos: Ada, Veralisa y Nino; y su mujer Gisella, que siempre ha estado y está cerca aconsejándole afectuosamente en todo momento.

En el campo artístico, autodidacta, partidario del principio en el que el hombre tiene potenciales infinitos cuando se sumerge en la “Luz” por la cual ha sido creado, concibiendo lo concebible. Su trayectoria artística ha sido y se ha fundado sobre la elaboración de pensamientos transferidos sucesivamente en el arte, con la invención de técnicas aprovechando la tecnología del momento.

Hablar de Mariano significa querer parar el viento fogoso de su tierra, se autodefine “Hijo del viento”, piensa que el momento sucesivo se convierte en realidad visualizada. Su visión creativa es cambiable, de la pintura tridimensional de color sobre color, a la escultura, al cartón piedra, a las restauraciones de obras de arte, a la decoración de un Parque-Museo, a la recopilación de quince mil objetos de la etnografía. Toda lo que imaginaba, realiza. Hablar de sus teorías es como sumergirse en un río en tempestad, como querer parar el eco o como seguir la “Luz” sobre las ondas en la Bahía de los Tindari. Sus principales creaciones: “El orden del desorden”, “La ecuación que el error no existe”, “La ley sobre el contraste”, “La teoría de lo bello”.

El estudio sistemático sobre la energía de las piedras y de la naturaleza ha sido su empeño constante.
Tiene en su patrimonio numerosas colecciones de pintura, escultura nacionales y extranjeras; libros ya publicados y esta trabajando en la redacción de algunos textos sobre la energía de las piedras con el titulo: “El universo energético de lo bello”;”La Memoria de la historia” y “El universo infinito infinitamente infinito de la Luz” (La Pirámide de Luz).

Los textos que se van a publicar son contemporáneamente esculpidos sobre piedras en la montaña parlante de Jalari.

¿Quién es Mariano?

Se puede captar su múltiple creatividad visitando el ParcoMuseo Jalari. Un recorrido místico, filosófico, artístico, energético, que él mismo suele definir como “La montaña parlante”, “La Pirámide de Luz del tercer milenio”, para visitarlo se necesitan alrededor de tres horas, pero quien entra en esta estupenda, maravillosa realidad, queda fascinado para siempre.

El Parque Museo Jalari es una obra de Mariano y de su hermano Salvatore, eminente artista, creador de todas las construcciones del mundo Jalari. Habitualmente Mariano, hablando de Salvatore, dice que “comúnmente de la nada no se concibe nada, en las manos de Salvatore incluso la nada se convierte en obra de arte”. Sin embargo, Jalari es la creación sublime de una familia, pues están involucradas veinticinco personas entre hijos, nietos, hijos de hijos, y una gran escuela creativa y de pensamiento, integrada por sesenta jóvenes siempre en continua evolución.


¿Qué decir de Mariano, de la montaña parlante, del sueño de los sueños? Él ama su tierra con la fuerza y la pasión de sus volcanes, se sumerge en las puestas del sol ardientes sobre la bahía de los Tindari para dar “Luz” a su esencia. Renace, descubre la fuerza del guerrero para continuar a crear, dialogar con lo bello, con las piedras, con el eco. Las piedras locuaces de Jalari, infinitas, provenientes de los torrentes Nebrodi y Peloritani, él suele decir que son la mínima parte de la potencia de la fuerza creativa de un hombre cuando se sumerge en la “Luz”, por la cual hemos sido creados, dan la dimensión del hombre creativo de nombre Mariano.


Agradecemos a Mariano por la visión de la idea de lo Bello y confiamos en lo que es.